Familia de cultivadores de açaí en la desembocadura del río
Amazonas. Más de 30 millones de personas viven en la Amazonía
y obtienen de allí sus medios de subsistencia.

La deforestación nos deja sin aliento

Fuente de vida y conocido como el “pulmón del mundo”, el Bioma Amazónico ― compuesto por diversos ecosistemas en los que confluyen ríos, lagos, selvas, bosques y sabanas, entre otros ― posee una inmensa y rica biodiversidad formada a lo largo de millones de años que se encuentra ahora casi al borde del colapso. La pérdida y degradación del bosque y su biodiversidad han dejado al bioma con menos resistencia, precisamente cuando el clima comienza a cambiar rápidamente y aumentan las temperaturas y la incidencia de las sequías, los incendios y las inundaciones. Esto a su vez implica una amenaza directa al género humano: sin pulmón no hay vida.

La evidencia de civilizaciones antiguas en la Amazonía nos enseña que la situación debería ser otra, que los seres humanos podemos tener una simbiosis y una relación armoniosa con el bosque. Los pueblos indígenas de la cuenca y los pueblos ribereños que viven actualmente de la extracción sostenible pueden ayudarnos a imaginar otro escenario en el que el Bioma se valore y se proteja por lo que éste produce con una eficiencia sin par: agua, oxígeno y vida.

 

Una visión común: la Amazonía somos todos

Debemos preservar al menos 80% de la Amazonía, y para ello no existe una única solución. Localizar, fortalecer y conectar iniciativas son los tres pasos básicos que deben nacer de una visión compartida del Bioma Amazónico como algo único e indivisible.

Fundación Avina y sus aliados trabajan para evitar un colapso y contribuir a la conservación del Bioma Amazónico a fin de garantizar la sostenibilidad del ecosistema y por ende, una adecuada calidad de vida. Dos conclusiones nos parecen clave. Por un lado, es indiscutible que el protagonismo lo tienen los actores locales, quienes deberán asumir el liderazgo, definir prioridades y acordar estrategias locales. Por otra parte, reconocemos que la acción a nivel local es solamente una solución parcial a un problema global, por lo que es necesario crear una visión común y una cultura de colaboración y sistematización de acciones entre organizaciones y líderes en los nueve países que albergan al Bioma Amazónico.

Es indispensable lograr el compromiso de aliados internacionales para fortalecer el liderazgo local y poner a los líderes en contacto con las mejores ideas y las tecnologías más avanzadas del mundo. Es por eso que Fundación Avina invierte en construir y consolidar el capital social ― el potencial y la práctica de colaboración ― con el que aspira a la creación de agendas compartidas de acción entre organizaciones, países, comunidades y donantes. Sólo la acción concertada entre varios agentes puede alterar la trayectoria en la región. Específicamente, la estrategia que Avina ha desarrollado con sus aliados está centrada en fortalecer la transparencia forestal, incentivar una nueva economía ambiental compatible con la permanencia del bosque amazónico, y promover la valorización de las culturas y el conocimiento de las comunidades de la región. 

 

Hacia la creación de una cultura de colaboración

Cómo se puede estimular la colaboración entre los países? En una región tan inmensa y compartida por nueve países, no es fácil. En el informe La Amazonía y los Objetivos de Desarrollo del Milenio, publicado por la Articulación Regional Amazónica (ARA) en el 2011, se llega a la conclusión de que, en lo que concierne al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio estipulados para el 2015, hay aún mucha diferencia de resultados entre los países que conforman la Amazonía, así como una variación importante dentro de un mismo país. Este es un indicador de que los países todavía trabajan de forma muy aislada para el progreso de la región.

En noviembre del 2011 se dio un paso importante hacia el establecimiento de una estrecha colaboración interregional al realizarse en Belén ― capital del estado brasileño de Pará ― el V Encuentro Anual del Foro Amazonía Sustentable: Escenarios y Perspectivas de la Pan-Amazonía. Este evento, organizado en conjunto por el Foro Amazonía Sustentable y ARA, y apoyado por Fundación Avina entre otros, reunió a investigadores, líderes de la región, representantes de comunidades indígenas, empresarios y organizaciones socioambientales. El encuentro logró que por primera vez se unieran estos actores con el fin de discutir las tendencias en la Pan-Amazonía, se pusiera de relieve la interdependencia de los países de la región y se formulasen acciones en conjunto a partir de una visión común dirigida al desarrollo sostenible. Este es el primer paso hacia una nueva propuesta que aspira a generar espacios y mecanismos de cooperación e intercambio entre los miembros de la sociedad civil de los países de la región para poder articular un frente común que borre fronteras y genere soluciones.

Fundación Avina participó en la creación del Foro Amazonía Sustentable y de ARA en el 2007 y sigue apoyando y participando en ambas asociaciones para facilitar la ejecución de acciones y proyectos conjuntos en el Bioma Amazónico.

 

 

A través del proyecto “Municipios
Verdes”, varias ciudades ubicadas
dentro de los límites del Bioma
Amazónico han disminuido
considerablemente sus niveles de
deforestación.

Socios locales en busca de una solución global

En Paragominas, localidad ubicada en el estado de Pará, en Brasil, se implantó hace tres años el proyecto “Municipios Verdes”. Actualmente el 92% de su territorio  forma parte del Registro Ambiental Rural. La ciudad fue la primera en ser retirada de la lista del Ministerio de Medio Ambiente que registra los municipios que causan mayor daño forestal en la región amazónica. Esto les permitió el acceso a créditos para la actividad agrícola y productiva. La experiencia llevada a cabo en Paragominas ayudó a Imazon, organización aliada de Avina, a elaborar la guía “Municipios Verdes”, orientada a estimular a otras instituciones de ese tipo a sumarse al proyecto. A la fecha ya cuenta con once nuevas adhesiones. Avina ha apoyado esta iniciativa a través de Imazon, y también ha generado vínculos con el Gobierno del estado de Pará y los municipios involucrados.

Por otra parte, el municipio de Querencia — ubicado en el estado de Mato Grosso, en Brasil — dio muestras de la incidencia que tienen los líderes locales en la generación de soluciones exhaustivas. Hace aproximadamente dos años esta región era conocida por su alto nivel de deforestación, hecho que la ubicó en la lista roja del Gobierno brasileño como uno de los 42 municipios con el mayor nivel de deforestación del país. Para salir de esta situación se generaron alianzas entre el Gobierno municipal, la sociedad civil y los productores rurales de Querencia.

El Instituto Socioambiental (ISA) fue el primer gran aliado para este propósito y logró conquistar el respeto de los productores rurales y demostrar que esta alianza podría brindar resultados positivos para los productores. Tras un arduo trabajo por parte de estos actores, el municipio de Querencia redujo significativamente el nivel de deforestación registrado en los últimos diez años, y fue el segundo municipio, después de Paragominas, en ser retirado de la lista roja. Para lograr la sustentabilidad, el municipio ya comenzó a poner en práctica un proceso de reforestación del área. En alianza con el ISA, y por medio de la campaña “Y Ikatu Xingu”, los productores rurales de la región reforestarán más de 100 hectáreas a orillas de ríos y manantiales.

Fundación Avina, a través de la iniciativa institucional “Municipios Verdes”, apoya financieramente al ISA en varios proyectos en Mato Grosso, incluyendo los de Querencia. Esta acción forma parte de un abanico de actividades apoyadas por Avina y otras organizaciones para colaborar con los alcaldes y comunidades de la región en la búsqueda de formas de desarrollo que coexistan en armonía con el Bioma. Avina acompaña y hace seguimiento de los avances en estos municipios, promoviendo la articulación entre ellos y el intercambio de experiencias entre ayuntamientos y organizaciones de la sociedad civil, no solamente en Mato Grosso, sino en otros estados amazónicos de Brasil e incluso en otros países de la cuenca.

Localizar, fortalecer y conectar iniciativas de cambio en el Bioma Amazónico es el reto. Estos son algunos resultados de los muchos que se han visto en el 2011, los cuales nos indican que la potenciación de actores locales, la articulación de una visión común y la colaboración interregional son elementos clave en la lucha por la creación de una nueva cultura de prosperidad sostenible en la región amazónica.

Nuestros principales aliados continentales y coinversores para esta oportunidad son:
  • Skoll Foundation, con la que tenemos una alianza para la mitigación del cambio climático a través de la preservación del Bioma Amazónico y sus servicios ambientales asociados.
  • Climate and Land Use Alliance, para promover la reducción de emisiones causadas por la deforestación en Brasil.
  • ARA – Articulación Regional Amazónica, para promover la articulación de aliados amazónicos que debaten alternativas para la conservación de la cuenca, a nivel nacional y Pan-amazónico.
  • Red Latinoamericana de Ministerio Público Ambiental, para promover la articulación e intercambio de experiencias entre fiscales del medio ambiente que enfrentan en sus países casos similares de presiones de desarrollo insostenible sobre la Amazonía.
  • Forum Amazônia Sustentável, para impulsar el foro más importante de debate intersectorial de modelos de desarrollo para la Amazonía.
  • RAISG – Red Amazónica de Información Socioambiental Georreferenciada, como un espacio de intercambio y articulación de informaciones socioambientales georreferenciadas al servicio de procesos que vinculan positivamente los derechos colectivos con la valorización y sostenibilidad de la diversidad socioambiental en la región Amazónica.
  • GTA – Grupo de Trabajo Amazónico, para promover la participación de más de 600 organizaciones de las comunidades de la Amazonía brasilera en las políticas de desarrollo sostenible, reconociendo que la cooperación de los pueblos nativos y tradicionales es esencial para lograr la sostenibilidad
  • Movimiento “Municipios Verdes”, para impulsar la sostenibilidad en la práctica a través de la gestión territorial local, promoviendo el cambio de una economía que destruye la naturaleza por una economía verde.
  • Red LAC – Red de Fondos Ambientales para Latinoamérica y el Caribe, en la promoción de la herramienta ECOFUNDS, que busca la acción coordinada de fondos ambientales y otros financiadores en sus esfuerzos para la conservación de la biodiversidad.

 

 

El informe “La Amazonía y los Objetivos de Desarrollo del Milenio”, publicado en el 2011 por la Articulación Regional Amazónica (ARA) y con el apoyo de Avina, analiza el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio estipulados para el 2015 en la región de la Amazonía. Descárguelo aquí.