Una América Latina más equitativa y sostenible

Fundación Avina está presente en 14 países latinoamericanos. Esta presencia resulta esencial para el desarrollo de nuestra estrategia de transformación continental. En cada país contamos con un responsable nacional, acompañado de su equipo, que se dedica al desarrollo e implementación de la estrategia de impacto para el país. Siguen algunos ejemplos de los avances y logros provenientes de nuestras iniciativas en los países de la región.

 

Avina ingresa a México

Fundación Avina ha colaborado durante años con decenas de organizaciones en México y América Central. En el 2011, Avina ingresó oficialmente a trabajar en México para alinear los esfuerzos de la Fundación con los de diversos actores de la sociedad mexicana, y para impulsar conjuntamente alianzas estratégicas de gran impacto.

La presentación oficial se realizó en junio del 2011 durante el Foro Avina, organizado por la Fundación, en México D.F., delante de representantes de instituciones gubernamentales, organismos civiles y empresarios mexicanos con los que la Fundación trabaja desde hace varios años.

México conforma una pieza valiosa del mosaico latinoamericano en el que trabajamos. La línea de colaboración entre Avina y nuestra red de aliados es de doble vía. Por un lado, tenemos mucho que aprender de las ideas e innovaciones de nuestros aliados mexicanos. Por otro lado, sentimos que podemos aportar con nuestra experiencia internacional y nuestra amplia red social en América Latina. A través del trabajo conjunto podremos transitar de la mano en el camino de la transformación local, para alcanzar una transformación social y global.

 

 

Jóvenes festejando la promulgación de Ley Departamental de la
Juventud, primera norma legal a nivel nacional que reconoce los
derechos de los jóvenes en Santa Cruz, Bolivia.

Juventud con derechos y deberes en Bolivia

El Gobierno de Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia, promulgó la Ley Departamental de la Juventud, primera norma legal a nivel nacional que reconoce los derechos de los jóvenes y que en sus 23 artículos fue elaborada y aprobada por la Asamblea Legislativa Departamental, contando para ello con el aporte de más de 40 organizaciones juveniles de todas las provincias.

El proceso de construcción de las autonomías departamentales fue identificado por las organizaciones juveniles como una oportunidad para incidir en políticas públicas y así avanzar en el reconocimiento de los jóvenes como sujetos de derechos y deberes, promoviendo su formación integral y de esa manera hacer efectiva su participación en la vida social, económica, política y cultural del departamento.

Esta norma determina la conformación del Concejo Departamental de la Juventud como órgano máximo de representación de los jóvenes en Santa Cruz, aglutinando a las distintas organizaciones, sectores sociales y representantes de los pueblos indígenas. El Concejo, creado con el fin de recibir y canalizar propuestas de los jóvenes a través de sus organizaciones representativas, tendrá a su cargo políticas de promoción social para la juventud con criterios de concertación, recreación y tiempo libre, participación y equidad.

Este logro de las organizaciones juveniles, que recibió el apoyo unánime de la Asamblea Departamental, es el resultado de una serie de encuentros y espacios de debate y de acciones de difusión e incidencia pública.

Avina brindó su colaboración a través de gestiones logísticas, acompañamiento estratégico y operativo, generación de contactos, ofrecimiento de guía, y estimulación de la confianza en los líderes jóvenes de la región.

 

 

Protesta en calles argentinas organizada por La Alameda contra
al delito organizado y la trata y el tráfico de personas con fines
de explotación laboral y/o sexual.

Cuando la trata de personas se convierte en “moda”

La organización argentina La Alameda es un ejemplo paradigmático de un espacio organizado en función de una causa: el combate democrático al delito organizado, específicamente la trata y tráfico de personas con fines de explotación laboral y/o sexual.

En sus diez años de vida, La Alameda impulsó más de 150 investigaciones que derivaron en causas judiciales contra talleres textiles clandestinos que sometían a sus empleados al trabajo esclavo o forzado, denunciando al mismo tiempo a las principales marcas de ropa que contrataban a estos talleres. En el mes de junio del 2011, las denuncias de La Alameda involucraron también a tres diseñadores de alta costura que vestían a las artistas más famosas de Argentina. Esta denuncia por el delito de trata de personas y sometimiento al trabajo esclavo generó una gran conmoción en el mundo de la moda, pues dejó al descubierto que también la “alta costura” ― y no sólo las marcas masivas ― recurrían a la ilegalidad para abaratar sus costos.

La Alameda también acompañó, generó y promovió la sanción de diversas normas en los ámbitos legislativos de Argentina. Se aprobó la ordenanza que prohíbe la actividad de locales comerciales que funcionaban bajo la calificación de whiskerías y cabarets y que en realidad se utilizaban para camuflar prostíbulos en la ciudad de Mar del Plata. También se aprobó la ordenanza que establece un protocolo de asistencia a las víctimas de trata en Mar del Plata y se dispuso la construcción de un refugio. Se apoyó la puesta en práctica de la ley de asistencia a las víctimas de trata en la Ciudad de Buenos Aires y el funcionamiento actual del refugio. Se logró la aprobación de la ley provincial en Mendoza que sanciona a empresas que recurran al trabajo infantil en la producción agraria. Se alcanzó la media sanción en el Senado Nacional de un proyecto para una nueva ley de trata que aumenta las penas, elimina la figura del consentimiento y establece la participación de los tres poderes del Estado para su implementación.

De esta manera, la Alameda está impulsando en Argentina una de las agendas más críticas y riesgosas a la que debe enfrentarse la sociedad civil, como es la lucha democrática contra el delito organizado que, a través de múltiples formas, esclaviza a las personas y degrada la institucionalidad democrática de los países, privando de derechos y dignidad a miles de habitantes de la región.

Avina es la única organización de cooperación internacional que ha apoyado a La Alameda. Aportó recursos financieros para que miembros de la organización pudieran viajar a varias provincias argentinas para realizar investigaciones e involucrar mayor capital social y generar una red de activistas, abogados, periodistas, y personas de diversas disciplinas que den seguimiento a las causas en las diferentes ciudades. Además, otorgó fondos para adquirir la tecnología que permitió registrar y editar las imágenes que dieron origen a las denuncias judiciales. Actualmente, Avina Argentina evalúa ampliar el alcance de su respaldo a este tipo de intervenciones desde la sociedad civil.

 

 

Presidente del Consejo Directivo de LIFE, Clovis Borges; director
ejecutivo de Fundación Avina, Sean McKaughan; secretaria
ejecutiva del Instituto LIFE, Alice Zimmerlin; vicepresidente del
Consejo Directivo de LIFE, Miguel Milano, durante la presentación
operativa de la certificación LIFE en Brasil.

Reconocimiento a la conservación de la biodiversidad

La Certificación LIFE, que tiene como objetivo calificar y certificar a las organizaciones públicas y privadas que desarrollan acciones favorables a la conservación de la biodiversidad, obtuvo varios reconocimientos importantes en el 2011. Fue citada en diversas publicaciones internacionales relacionadas con negocios y biodiversidad, y ganó un espacio especial en el boletín de noticias de junio del 2011 de la Convención de la Diversidad Biológica de las Naciones Unidas (CDB). Además, la Certificación LIFE fue referenciada en distintas declaraciones del Secretario General de la CDB.

El Instituto LIFE es responsable del desarrollo y gestión de la Certificación LIFE y recibe el apoyo de Avina desde el 2008, conjuntamente con otras organizaciones. En el 2011 fue responsable de la organización del primer Taller Regional sobre Negocios y Biodiversidad de la CDB, realizado en Brasil, con la participación de más de 200 representantes del sector empresarial, sociedad civil, academia, gobierno y prensa. Durante el encuentro se realizó la presentación operativa de la certificación, que actualmente se encuentra abierta a las empresas que desean ser reconocidas por su desempeño a favor de la conservación de la biodiversidad.

Otro importante reconocimiento fue en el sector empresarial y ocurrió en octubre, cuando una de las mayores empresas petrolíferas del mundo, la brasileña Petrobras, firmó un convenio con el Instituto LIFE para la realización de auditorias piloto con la aplicación de la metodología de la certificación en 20 unidades de la empresa. Tal alianza reafirma el carácter pionero, la innovación y la vocación internacional de la Certificación LIFE, que actualmente busca identificar nuevas alianzas en otros países, comenzando por Paraguay, Argentina y Chile, con el apoyo de la Fundación Avina.

 

 

Mujeres afrodescendientes en el marco de un trabajo piloto de
inclusión laboral, organización social e impacto en política pública.

Culturas emprendedoras

En Colombia, en las ciudades de Cali, Cartagena, San Andrés y Medellín, la organización Manos Visibles, en alianza con Fundación Avina, comenzó un trabajo piloto de inclusión de jóvenes y mujeres afrodescendientes en las áreas de empleo, organización social e impacto en política pública.

Este trabajo de inclusión se logra a través de la generación de representatividad de las poblaciones afrodescendientes e indígenas en diferentes escalas en el mercado laboral, por medio de la generación de una plataforma de empleos, tanto en el sector público como en el privado. El banco laboral de diversidad, un laboratorio de innovación social, buscará la representatividad de diferentes comunidades y poblaciones en espacios de gobernabilidad para tomar decisiones a partir de la comprensión de las dinámicas culturales.

Como producto del esfuerzo realizado, existen ya dos documentos de incidencia en la política pública con el diseño de un plan de inclusión social para Cali y Cartagena.

Siguiendo la cadena de preparación se busca la colaboración de las principales universidades del país para lograr acuerdos de financiamiento de becas de estudio, como la recientemente lograda con el Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA) por valor de 250.000 dólares para jóvenes líderes comunitarios y emprendedores culturales, con cuya formación se dará sostenibilidad social mediante la generación de referentes y capacidades tanto para los seleccionados como sus organizaciones comunitarias.

 

 

La nueva Ley Orgánica de Economía Solidaria y del Sector
Financiero Popular y Solidario de Ecuador mejorará las
oportunidades de trabajo y generación de ingresos de miles de
familias ecuatorianas.

Mejoramiento de las oportunidades de trabajo

El Movimiento de Economía Social y Solidaria del Ecuador (MESSE) es un colectivo social de presencia nacional ― que surgió en el 2008 con el apoyo de Avina y otras organizaciones ―, que articula, comparte y fortalece las iniciativas de más de 200 actores con prácticas y experiencias en la economía solidaria, el comercio justo y las finanzas populares. El MESSE, consciente de la oportunidad que significa una nueva constitución que define el sistema económico como social y solidario y reconoce al ser humano como sujeto y fin en sí mismo, planteó propuestas para incidir en la Ley Orgánica de Economía Solidaria y del Sector Financiero Popular y Solidario de Ecuador, que fue aprobada en abril del 2011.

Varios aliados de sectores populares y urbanos que están involucrados en el tema, en coordinación con la Red Nacional de Finanzas Populares y Solidarias (RENAFIPSE) y el aporte de Avina, impulsaron reuniones, encuentros, documentos y manifiestos públicos para presentar y defender propuestas destinadas a mejorar la participación de sus iniciativas en la economía nacional, generar marcos normativos que fortalezcan los procesos de producción, comercialización y consumo de bienes y servicios que amplíen la visibilidad y aporte del sector en la economía nacional. También participaron activamente en varios espacios de la Asamblea Nacional y sus comisiones, y en reuniones con asambleístas, ministros y subsecretarios.

Esta ley mejorará las oportunidades de trabajo y generación de ingresos de miles de familias ecuatorianas.

 

De Uruguay a Paraguay: mejoramiento de la calidad educativa

 

Niños jugando durante el recreo en una escuela estatal en
Uruguay. En Paraguay ya se está aplicando el modelo de
evaluación y mejora de la calidad educativa creado e
implementado en Uruguay en años anteriores.

El Centro para el Desarrollo de la Inteligencia (CDI) de Paraguay está aplicando el modelo de evaluación y mejora de la calidad educativa, creado por la Universidad Católica de Montevideo, Uruguay. El modelo trabaja sobre distintas áreas fundamentales para el avance de la calidad de la educación: ámbitos de planeamiento institucional, estructura organizativa, relación y convivencia, familia y entorno, administración y servicios, y ámbito curricular.

En el proceso han participado referentes del Ministerio de Educación y Cultura de Paraguay para evaluar las posibilidades de implementar la herramienta en centros educativos públicos.

La evaluación y certificación de los centros educativos es una de las áreas más débiles en el tema de la educación en Paraguay. Es preciso fortalecer los mecanismos de evaluación y rendición de cuentas de las escuelas, por lo que esta primera experiencia se considera un paso muy auspicioso e importante para el logro de los objetivos propuestos.

Avina ha identificado a los actores y facilitado el contacto y articulación entre los mismos, y acompaña financieramente la iniciativa.